CyL estabilizará a casi 900 fijos discontinuos del operativo contra incendios


Suárez-Quiñones
Suárez-Quiñones con integrantes de la mesa del Diálogo Social sobre Medio Ambiente. – EUROPA PRESS

La Junta de Castilla y León estabilizará a los casi 900 trabajadores fijos discontinuos del operativo contra incendios, ampliará el trabajo de las cuadrillas públicas a doce meses y el de las privadas a un mínimo de nueve meses de media.

Éstos son algunos de los principios de acuerdo alcanzados en el marco de la mesa del Diálogo Social correspondiente a Medio Ambiente en la que se ha abordado, entre otras cuestiones, la mejora del operativo contra incendios.

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha asegurado que se trata de una «importantísima» transformación del operativo e inversión pública pero supondría que estaría «absolutamente estabilizado», con el mantenimiento de un sistema mixto pero con un mayor peso de lo público.

Suárez-Quiñones ha comparecido acompañado del director general de Patrimonio Natural y Política Forestal, José Ángel Arranz; el secretario de Acción Sindical, Coordinación y Diálogo Social de UGT Castilla y León, Raúl Santa Eufemia; y el secretario general de CEOE Castilla y León, David Esteban. La rueda de prensa se ha celebrado sin que la reunión hubiera terminado y sin la presencia de CCOO.

En este contexto, Suárez-Quiñones ha explicado que la mesa celebrada tiene como fin hacer un seguimiento de los acuerdos anteriores pero también ver otros posibles en base al programa de legislatura, en el que ha recordado que una parte importante se dirige al refuerzo del sector forestal, la defensa del medio natural y mejora del operativo contra incendios.

Así, por un lado, en cuanto al cumplimiento de los acuerdos que derivan de 2015, el consejero ha asegurado que hay un «cumplimiento razonable» de los objetivos, pero quedan algunos que económicamente tratarán de cumplir.

Por otro lado, en cuanto a los nuevos posibles acuerdos, ha afirmado que el «más importante» ha apuntado que se trata de buscar una estabilización, mejorar la profesionalización y la formación y lograr un operativo «más potente y más fuerte» con un «salto cualitativo».

Aunque la reunión estaba programada, ha reconocido que se ha introducido en la misma los gravísimos incendios de los últimos días, que se han cobrado vidas, las cuales han lamentado todos los presentes en la rueda de prensa, quienes también han enviado mensajes de ánimo a los integrantes del operativo y deseos de recuperación a los heridos.

Suárez-Quiñones ha explicado que se plantea un nuevo acuerdo para la mejora del operativo y todos están de acuerdo en que hay una situación nueva de los incendios causada por las «anomalías climáticas» y el cambio de los usos del territorio, con la disminución de las actividades agrícola y ganadera y la despoblación, lo que genera mayor combustible.

Por ello, se han mostrado de acuerdo en trabajar en el ámbito forestal, frente a la despoblación y en la promoción de la ganadería extensiva para volver a recuperar el uso del territorio, pero también todos coinciden en la necesidad de mejorar el operativo, que este año cuenta con 4.540 personas que trabajan en él, con un incremento en los últimos años.

AVANZAR DE FORMA «DECIDIDA»

Así, la Junta ha ofrecido, y los agentes sociales se han mostrado de acuerdo inicialmente, es en avanzar en la transformación del operativo y hacerlo en el marco de esta legislatura «de forma decidida», con un compromiso presupuestario muy relevante.

Ante este punto de partida, se ha decidido empezar a trabajar a través de mesas técnicas en los diferentes ámbitos como son los fijos discontinuos (conductores de autobombas, mangueristas, vigilantes de las torretas y operadores de los centros provinciales), el personal público que ya trabaja todo el año y al ámbito de las contrataciones que se realizan para el refuerzo del operativo.

Por un lado se ha puesto sobre la mesa caminar en un acuerdo para «quitar el apellido» de «discontinuos» a los trabajadores fijos de la Junta, entre 800 y 900, cuya complejidad estriba en que afecta al convenio colectivo de personal laboral de la Administración autonómica, ya que si se amplía el tiempo de trabajo también lo harán sus funciones, diferentes según la época del año.

De esta forma, ha apuntado que hay que trabajar en el marco del convenio y analizar técnicamente qué modificaciones de categorías y funciones se pueden hacer, exigencias de titulación y establecer hitos anuales «claros» y cálculos presupuestarios porque supondrá «decenas de millones».

Por otra parte, en el ámbito de las licitaciones que se hacen cada tres años, el consejero ha concretado que se han ido haciendo mejoras que han supuesto que el tiempo de contratación subiera de 6,4 meses en 2017 a 7,6 en el presente ejercicio y se pretende ahora llegar a un mínimo de nueve meses de media.

Si todo esto se lleva a cabo, se conseguiría una «importantísima transformación» del operativo, con una «importantísima inversión pública», pero supondría un operativo «absolutamente estabilizado», con mayor peso de lo público, y con una serie de elmentos para dignificación y mejora condiciones.

Suárez-Quiñones ha incidido en que son acuerdos en principio importantes que ahora materializarse en el trabajo técnico que se esforzarán por acelerar porque para que el próximo año e incluso el otoño de éste pueda haber determinadas «transformaciones».

Por su parte, David Esteban ha señalado que están en la senda del acuerdo y ha recordado que la posición de CEOE es que hay que proteger al sector privado forestal, que está en todas las zonas de Castilla y León y supone un «tejido» que «no se puede perder».

MANTENER EL SECTOR En esta línea, aunque entienden las posiciones de quienes piden que el operativo sea «cien por cien público», entienden y creen en un modelo de colaboración para llegar a todos municipios.

Esteban ha apuntado que CEOE siempre ha propugnado que se ampliaran los meses de contratación de las empresas privadas y hay que ver cómo se va avanzando tras los incrementos de los últimos años para llegar a los nueve meses, lo que no se podría producir hasta dentro de tres o cuatro años dado que las licitaciones son cada tres.

En cualquier caso, cree que debe haber un trabajo continuo en las labores forestales, la mejora es «muy sustancial» y tratarán de mejorarlo en las mesas.

Por otra parte, Raúl Santa Eufemia se ha referido primero al seguimiento de los acuerdos vigentes y ha afirmado que en 2022 se ha «incumplido», aunque haya sido un ejercicio difícil por la parte política y presupuestaria.

En cuanto a llegar a acuerdos sobre el operativo contra incendios, ha recordado que UGT cree en un «mix» entre parte pública y privada, siempre que ésta última no «devalúe» ni se lleve «un solo puesto de trabajo y un euro» de la primera, ya que considera que el sector tiene un gran número de empresas que generan PIB y suponen una potenciación económica e inversiones.

En cuanto a la fórmula laboral, ha explicado que «si la Junta quiere realmente cambiar el sistema lo tiene fácil» porque está abierta la negociación del convenio de Función Pública.

Santa Eufemia ha destacado la importancia de poner fin a la temporalidad y la apuesta por la formación, pero a la vez considera que hay que abordar que las personas con 60 o 65 años tengan «puestos de respiro» y no estén al frente del fuego, sino en otras labores, y ha abogado por que se busque una jubilación anticipada en el sector.

Por otra parte, en cuanto a la reivindicación de establecer la figura de bombero forestal, el consejero de Medio Ambiente ha aclarado que «no hay líneas rojas en nada», pero considera que «detrás de las palabras» tiene que haber «contenido» y el modelo de Castilla y León no es el de bombero forestal, que es quien apaga el fuego, sino que se realizan otros trabajos.


Cookie Consent with Real Cookie Banner