El juez del ‘caso Pegasus’ prepara el interrogatorio de Bolaños y estudia citar a nuevos testigos


El
El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en rueda de prensa en el Palau de la Generalitat, después de la reunión que ha mantenido con la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà, a 8 de julio de 2022. – DAVID ZORRAKINO – EUROPA PRESS

El juez de la Audiencia Nacional encargado de investigar el presunto espionaje al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a varios de sus ministros con el programa Pegasus a través de sus teléfonos móviles se encuentra perfilando las preguntas que remitirá al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, en el marco de su declaración por escrito como testigo. Además, el instructor estudia acordar de forma paralela nuevas citaciones que podrían celebrarse este mismo mes de julio.

Fuentes jurídicas han señalado a Europa Press que la Fiscalía ya ha remitido al titular del Juzgado Central de Instrucción Número 4, José Luis Calama, el cuestionario al que el ministro deberá contestar, y al que se añadirán las cuestiones que el magistrado estime pertinentes. A pesar de que la citación se fijó para el pasado 5 de julio, la ley no prevé un plazo para que el trámite se complete por escrito.

Las mismas fuentes consultadas por esta agencia explican que, a pesar de que no hay una fecha fijada para que Bolaños reciba el grueso de preguntas, el magistrado sí que dará un plazo al ministro para que responda toda vez le sean facilitadas. Además, el juez tiene la opción de repreguntar -siempre por escrito- al político en caso de que considere que sus respuestas no son del todo clarificadoras.

Las preguntas del instructor y del Ministerio Fiscal serán las únicas a las que Bolaños deberá dar respuesta después de que la Abogacía del Estado haya renunciado a ejercer esta opción, según las citadas fuentes. Por su parte, la Asociación de Juristas Europeos Prolege no ha logrado reunir los 10.000 euros de fianza fijados para poder ejercer la acusación popular, por lo que tampoco podrán dirigirse al ministro en su declaración.

Desde que comenzase a investigar el pasado 26 de abril, el juez Calama únicamente ha tomado declaración a la ahora exdirectora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Paz Esteban y a los técnicos del CNI que elaboraron los informes sobre el resultado del análisis realizado a los teléfonos móviles de Sánchez y sus ministros. En este contexto, y a la espera de cumplimentar el interrogatorio de Bolaños, las fuentes apuntan a la posibilidad de que el magistrado acuerde este mismo mes de julio la citación de nuevos testigos.

UN POSIBLE VIAJE A ISRAEL Cabe recordar que en esta causa los únicos perjudicados son el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los ministros de Defensa e Interior, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska, que habrían sido «objeto de varias infecciones por la herramienta Pegasus, ‘software’ espía de dispositivos móviles, entre los meses de mayo y junio de 2021».

El origen de ese software es, precisamente, uno de los ejes centrales de la investigación coordinada por Calama. El juez se encuentra todavía a la espera de recibir una respuesta por parte de Israel, el país origen de la firma cibernética NSO, la encargada del desarrollo y la comercialización de Pegasus.

El magistrado envió una comisión rogatoria a las autoridades del país con el objetivo de visitar las instalaciones de la citada compañía y tratar de desentrañar quién fue el responsable de infectar los dispositivos de Sánchez y sus ministros, si bien aún no ha obtenido respuesta de la nación hebrea.

Los informes del Centro Criptológico Nacional sobre los móviles de Sánchez y Robles ponían de relieve que «el dispositivo móvil del presidente del Gobierno analizado fue infectado por Pegasus en dos ocasiones (el 19 de mayo de 2021 y el 31 de mayo de 2021)», mientras que el de Robles habría sido infectado en junio de ese año.

En sendos casos, recogía Calama en un auto, los informes fijaban que «se produjo exfiltración de información», sin que ninguno de los dos teléfonos presentase «indicadores conocidos de infección en curso de Pegasus».

EN PLENA CRISIS CON MARRUECOS La primera de las intrusiones en el móvil de Sánchez se habría producido en el contexto de la entrada masiva de unos 10.000 inmigrantes en Ceuta entre el 17 y 18 de mayo de 2021 que precisamente llevó a Sánchez a visitar este segundo día la ciudad autónoma, así como Melilla, con el ministro de Interior.

Además, el 18 de mayo fue cuando Marruecos llamó a consultas a su embajadora en Madrid, Karima Benyaicha, la que se había convocado en Exteriores para protestar por los acontecimientos en Ceuta. El mismo día 19, Sánchez estaba en una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados.

La segunda habría tenido lugar cuando el presidente del Gobierno se encontraba con el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, en Alcalá de Henares con motivo de la XIII Cumbre Hispano-Polaca. Ese día, Marruecos publicó un comunicado en el que indicó que la crisis diplomática estaba motivada por la postura del Gobierno respecto al Sáhara, no por la acogida del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Precisamente, este último declaró el 1 de junio de 2021 como imputado ante el juez Santiago Pedraz en la Audiencia Nacional por la querella presentada por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEH) por genocidio y horas más tarde voló de regreso a Argelia.

En cuanto al teléfono móvil del ministro de Interior, el Gobierno informó después de que Grande-Marlaska sufrió dos ataques en el mismo junio de 2021. En el primero de ellos le fueron sustraídos 4 megas y en el segundo un volumen mucho más importante de información, 6,3 gigas.

El análisis de los terminales de otros miembros del Gobierno también pudo determinar un intento de infección del teléfono del titular Agricultura, Luis Planas, que resultó fallido, y se produjo igualmente en junio del pasado año.


Cookie Consent with Real Cookie Banner