Rijksmuseum reunirá casi una treintena de obras de Vermeer en febrero, algunas cuestionadas: «Creemos que sí son suyas»

Johannes
Johannes Vermeer, ‘La lechera’ – RIJKSMUSEUM AMSTERDAM

El Rijksmuseum de Ámsterdam ha anunciado las 28 obras que estarán el próximo 10 de febrero en la exposición monográfica sobre Vermeer, incluidas obras como ‘La joven de la perla’ y también otras cuya autoría ha sido cuestionada incluso por los museos de origen.

En concreto, en la capital holandesa estarán las obras ‘Muchacha con flauta’ de la National Gallery of Art de Washington, ‘Santa Práxedes’ del Museo Nacional de Arte Occidental de Tokyo y ‘Mujer joven sentada ante el virginal’, de la Leiden Collection. En todas ellas se ha puesto en duda que detrás esté la mano del maestro flamenco, asegurando en Washington por ejemplo que el autor fue alguien cercano a Vermeer.

«Nosotros ahora mismo pensamos que sí son obras de Vermeer, aunque habrá que esperar a los estudios para poder hacer una declaración en firme. En cualquier caso, se trata de un debate muy refinado entre instituciones», ha explicado en Madrid el comisario de Pintura Holandesa del siglo XVII del Rijksmuseum, Friso Lammertse.

Lammertse ha presentado en el Casón del Buen Retiro del Museo del Prado las obras que estarán en esta exposición, abierta al público del 10 de febrero al 4 de junio de 2023. Una parte de su intervención se ha dirigido a aclarar la postura del museo respecto a estas atribuciones.

«Ellos hacen sus propias investigaciones, ven que hay cosas diferentes de los cuadros habituales de Vermeer, sin tanto detalle, y piensan que ya no es suyo, sino quizás de un ayudante. Para nosotros sí son cuadros de Vermeer, aunque abordando a veces otros géneros de la pintura flamenca del siglo XVII», ha indicado.

Por ejemplo, el experto ha llegado a afirmar al hablar de la obra ‘Santa Práxedes’ –la más temprana de la que se tiene datación de las de Vermeer– que «no hay duda» de que sea pintado por el ‘genio de Delft’, añadiendo que se trata de una obra de juventud buscando la copia de un maestro italiano. Además, entiende que «el blanco del plomo» revela que es una pintura holandesa y no italiana.

Lammertse ha cuestionado también la posibilidad de que Vermeer tuviera un taller –«no hay documentos que digan nada sobre eso», ha apuntado–. Esta es una corriente predominante, debido a que el autor de ‘La lechera’ tuvo una escasa producción y no necesitaba ayudantes –«pensamos que no pintó más de 45-50 obras en su vida, alrededor de dos cuadros al año», ha indicado–.

Será la muestra más grande reunida en torno a Vermeer, con 28 obras de las 37 conocidas en total –y con la posibilidad de incorporar una pieza más, sin especificar cuál– de procedencia muy diversa, desde el Louvre de París hasta la Frick Collection de Nueva York. El Rijksmuseum aporta cuatro obras, mientras que el Metropolitan, que es el que más tiene en el mundo con cinco, cederá tres.

«No ha sido muy complicado, empezamos en el año 2015 y ahora hay museos como el Louvre que están abiertos a prestar. Estábamos convencidos de que había que hacer esta exposición porque artistas como Vermeer tienen que estar vivos, si no, desaparecen», ha afirmado, para después aclarar que han sido «respetuosos» con aquellas instituciones que no han podido prestar lo solicitado.

«Si el conservador dice que es una obra que no puede viajar, no se puede presionar y hay que aceptarlo», ha indicado. El Rijksmuseum espera recibir a 50.000 visitantes con esta muestra, a una media diaria de entre 2.500 y 3.000 personas. Para evitar aglomeraciones, ampliarán el horario habitual una hora más, hasta las 18.00 de la tarde, con grupos de visita. Entre las obras, además de las ya citadas, se incluyen piezas como ‘La lechera’, ‘Vista de Delft’, ‘Muchacha con sombrero rojo’ o ‘Mujer escribiendo’.