SATSE traslada a Sanidad 30 medidas para «mejorar la situación y derechos» de enfermeros residentes

Archivo
Archivo – El presidente del Sindicato de Enfermería (Satse), Manuel Cascos, ofrece declaraciones a los medios frente al Congreso de los Diputados durante una protesta por el bloqueo de Ley de Seguridad de Paciente, a 20 de diciembre de 2022, en Madrid (Es – Alejandro Martínez Vélez – Europa Press

El Sindicato de Enfermería (SATSE) ha propuesto al Ministerio de Sanidad una treintena de medidas para mejorar las condiciones y derechos de los profesionales de Enfermería que están realizando la Formación Sanitaria Especializada (EIR), ya que, en la actualidad, «sufren distintos problemas y deficiencias que les perjudican durante los dos años de periodo formativo».

Tras la celebración el pasado 21 de enero de las pruebas selectivas para el acceso este año a las plazas de Formación Sanitaria Especializada, el presidente de SATSE, Manuel Cascos, ha trasladado a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, un documento que contempla distintas mejoras en las condiciones del personal residente en aspectos como la jornada laboral y descansos, reconocimiento retributivo, baremación o rotaciones, entre otros.

Asimismo, el Sindicato de Enfermería ha reclamado a la ministra de Sanidad que impulse la revisión y actualización del Real Decreto que sentó en 2006 las bases para regular la relación laboral especial de residencia para la formación de especialistas en Ciencias de la Salud, ya que entiende, que, transcurridos ya más 16 años, «requiere de mejoras sustanciales».

«Entendemos que ha llegado el momento de abrir un marco de negociación con los representantes de los profesionales sanitarios para avanzar en la mejora del mencionado Real Decreto y, de manera paralela, abordar con las distintas consejerías de Sanidad las medidas a implementar de manera conjunta, coordinada y eficaz en el conjunto del Estado», ha apuntado SATSE.

Entre otras propuestas de mejora, SATSE subraya la necesidad de que se establezca un número máximo de residentes por cada tutor, y así garantizar una adecuada ratio personal docente/personal residente, y asegurar que pueda haber tutorías individuales y personalizadas.

En lo que respecta a su jornada laboral y descansos, el Sindicato de Enfermería resalta que se debe respetar la directiva comunitaria de ordenación del tiempo de trabajo en lo que respecta a la limitación de la jornada complementaria obligatoria.

En concreto, consideran que tiene que haber un descanso de 36 horas semanales y 72 horas de descanso ininterrumpido en un periodo de 14 días. También un descanso el lunes para aquellas guardias de sábado que sean superiores a 12 horas y un descanso al día siguiente de guardia entre semana.

De igual manera, SATSE insta a distinguir la jornada dedicada a la formación de la parte de jornada dedicada a la formación asistencial, calendarizando los días asistenciales de los días de docencia. «De esta forma, se pretende evitar que el personal residente reciba casi exclusivamente formación asistencial, es decir, trabajando en planta, Urgencias…, algo que sucede de manera generalizada», esgrimen desde SATSE.

Otras propuestas del Sindicato de Enfermería son que se reconozca el tiempo trabajado como residente a todos los efectos de baremo de méritos (bolsa, carrera profesional, OPE y traslados) y, en relación a sus retribuciones, que se reconozca el tiempo de trabajo durante la residencia a efectos de cómputo general de trienios en la vida laboral.

SATSE ha denunciado que el reconocimiento retributivo de los EIR es «absolutamente insuficiente», por lo que reclama su incremento a través de diversos conceptos. Entre otros, propone el abono del complemento de atención continuada/jornada complementaria (turnicidad, festivos, noches, etc.) y el abono de los complementos de trienios y carrera profesional si ya se estaba percibiendo como personal estatutario con anterioridad al inicio del periodo formativo.

Por último, el Sindicato ha reclamado que el complemento de grado de formación llegue el primer año al 8 por ciento del sueldo base y hasta el 38 por ciento el segundo año, y un aumento retributivo por hora de atención continuada realizada, diferenciando las horas festivas ordinarias y las festivas especiales.

Fuente: (EUROPA PRESS)