El archipiélago de Kvarken, Finlandia más allá de Laponia y Helsinki


A poco más de media hora de la ciudad finlandesa de Vaasa, se encuentra el Archipiélago de Kvarken (en sueco, Kvarken; en finés, Merenkurkku), en el golfo de Botnia. Un conjunto de islas, casi todas deshabitadas, donde la naturaleza predomina y cuyo paisaje se encuentra en constante cambio.

Pero, ¿qué tiene de especial este conjunto de islas para que la UNESCO las declarara Patrimonio de la Humanidad en 2006?

En el Archipiélago de Kvarken junto con la orilla opuesta, la costa Sueca, se produce un fenómeno curioso por el que los dos países le están ganando terreno al mar, ya que cada año la tierra se eleva casi un centímetro (8 mm al año en realidad). Esto supone un kilómetro cuadrado de terreno por año, lo que da origen a la creación de infinidad de diminutos islote o afloramientos rocosos.

La tierra se alza conforme los glaciares que la cubren se van fundiendo. Según algunos cálculos, en 2500 años las dos orillas (Suecia y Finlandia) estarán unidas por tierra.

Además, en este insólito paisaje se pueden apreciar las trazas que dejaron los glaciares de la Edad de Hielo.

Como consecuencia del avance de estas tierras, las islas surgen de las aguas y se van uniendo, las penínsulas ganan superficie y las bahías acaban formando lagos, que después se convierten en marismas y pantanos.

Es una buena zona para hacer rutas de senderismo, con varias marchas sencillas con las que disfrutar de la naturaleza, los animales y el paisaje, y en las que puedes pararte a leer los carteles informativos (si no están cubiertos de hielo).

Durante el verano, esta zona es un punto de escape de la ciudad, en el que contrastan los afloramientos rocosos con el azul frío del mar. En invierno el mar se hiela por completo y la nieve cubriendo todo convierte el archipiélago en un lugar bastante inhóspito.

La orilla sueca, llamada Höga kusten (‘costa alta’, en sueco), se inscribió como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 2000, como “un sitio excepcional para entender los procesos geológicos que han conducido a la formación de los glaciares y de las zonas de elevación de la superficie de la Tierra”.

Durante el periodo de dominio sueco, esta región tuvo su importancia como zona de paso, cuando el mar estaba totalmente helado.

Puente Replot

Para llegar al archipiélago de Kvarken hay que cruzar el puente Replot, que conecta la isla del mismo nombre con el continente. Inaugurado en 1997, es el puente más largo de Finlandia y mide poco más de un kilómetro de largo. Por su diseño y el paisaje que se observa al cruzarlo, es una de las atracciones turísticas de la zona.

Vaasa

La ciudad más grande próxima al archipiélago de Kvarken es Vaasa, (Vasa en sueco), localizada en la región de Ostrobotnia, a unos 400 kilómetros de Helsinki. Con 56.000 habitantes, no es una ciudad turística, eclipsada por la región de Laponia o por la capital del país.

Es una ciudad costera e industrial de influencia sueca y repleta de estudiantes universitarios. Su historia se remonta al siglo XIV cuando se establecieron asentamientos en la zona (Vanha Vaasa), aunque no fue fundada oficialmente hasta 1606 por el rey Carlos IX de Suecia.

La antigua ciudad de Vaasa prosperó gracias al comercio marítimo, pero entre guerras e incendios fue destruida y reconstruida en varias ocasiones, hasta que la última, en el siglo XIX se decidió reubicar la ciudad más cerca de la costa.

Pero lo que más llama la atención de esta ciudad es que se encuentra completamente rodeada de bosques y es un paraíso para los amantes del deporte en la naturaleza como el senderismo, la bici o el esquí de fondo.

En invierno, la ciudad se viste completamente de blanco durante muchos meses y el mar que la rodea se congela y se puede caminar por encima. Por no hablar de las auroras boreales, visibles incluso con la contaminación lumínica de la ciudad.


Cookie Consent with Real Cookie Banner