La ola de calor, que tendrá temperaturas de hasta 45ºC, durará toda la semana y podría llegar a principios de la próxima


Una
Una madre le echa agua a su hijo, por la cabeza, en la fuente de la plaza Virgen de los Reyes en el primer día de la segunda ola de calor, a 7 de julio de 2022 en Sevilla (Andalucía, España) – Joaquin Corchero – Europa Press

La segunda ola de calor del verano será «extensa e intensa», ya que al menos se prolongará hasta el jueves 14 de julio, aunque la Agencia Estatal de Meteorología ve «bastante probable» que siga durante el próximo fin de semana e incluso podría llegar hasta los primeros días de la siguiente, con jornadas que pueden alcanzar lo 45ºC.

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha destacado que los días más álgidos serán el martes, miércoles y jueves, cuando se pasará de 35 grados centígrados (ºC) de temperatura máxima en la «práctica totalidad» de la Península y Baleares, excepto «quizás» en zonas de costa y de montaña y los 40ºC en amplias zonas del centro.

Además, ha subrayado que estas máximas estarán acompañadas de temperaturas nocturnas también muy elevadas, que no bajarán de 20ºC, es decir, que en prácticamente todo el país las noches serán tropicales e incluso podrían no bajar de 25ºC durante algunas madrugadas en el centro y el oeste de la Península, lo que se considera noches tórridas.

De momento, ha indicado que los datos de este domingo, 10 de julio, se superaron los 43ºC en puntos de Extremadura y de Castilla-La Mancha, como por ejemplo en Olivenza (Badajoz), en Badajoz y en Talavera de la Reina (Toledo), así como en la isla de Gran Canaria. También rozaron los 43ºC en Agüimes y en San Bartolomé de Tirajana, donde se llegó a 42,8ºC.

En Agüimes la madrugada del sábado al domingo hubo una temperatura mínima de 33,7ºC y hubo mínimas superiores a 30ºC en San Bartolomé de Tirajana; en Osuna (Sevilla), que tuvo una mínima de 26ºC. Durante la madrugada del domingo al lunes también se han registrado noches tórridas en Canarias y en puntos del sur de la Península.

Por ejemplo, ha indicado que hasta las 06.00 horas de este lunes la mínima no bajó de 38ºC en San Bartolomé de Tirajana (Granada), 27ºC en Castuera (Badajoz).

El portavoz ha señalado que la ola de calor actual se está produciendo por la presencia sobre el territorio de una dorsal, es decir, un área de altas presiones asociada a un aire muy cálido y en el seno de esta dorsal se producen movimientos descendentes de aire que en su descenso se comprimen y aumentan la presión y, por tanto, el aire se calienta más.

A esto se suma la situación atmosférica muy estable, que impide que haya grandes movimientos de aire y que favorece la presencia de cielos despejados. En conjunto, todo ello desemboca en un fuerte calentamiento de la superficie de la Península, con un calentamiento que se transmite a la capa de aire inmediatamente superior, lo que favorece estas temperaturas tan altas. «Este calentamiento podríamos denominarlo autóctono, ya que se produce sobre la propia Península Ibérica», ha comentado.

Por otro lado, este lunes llegará una masa de aire procedente del continente africano que ayudará a que las temperaturas suban «todavía más». Esa masa además lleva polvo en suspensión que puede dar lugar a calima con cielos turbios en la mitad oeste, sobre todo a partir del martes.

En definitiva, el portavoz espera una ola de calor «larga», que al menos llegará hasta el domingo y no se puede descartar que tenga una duración de al menos nueve días. Esta extensión quedaría lejos de los 26 días de ola de calor más larga hasta la fecha, que tuvo lugar del 26 de junio hasta el 22 de julio de 2015; o de los 16 días de la segunda ola de calor más larga ocurrida entre el 30 de julio y el 14 de agosto de 2003.

En todo caso, observa que si esta ola de calor dura finalmente nueve días empataría con las dos terceras posiciones hasta la fecha, que tuvieron lugar entre el 25 de julio y el 2 de agosto de 2020 y el 13 de junio y el 21 de junio de 2017. A este respecto, ha recordado que las olas de calor tienen mayor impacto sobre la salud por la persistencia de esas altas temperaturas.

Por otro lado, además de extensa, Del Campo espera que también será «intensa», ya que desde el martes al jueves se podrían superar los 44ºC en los valles del Guadiana y Guadalquivir en ciudades como Córdoba o Badajoz; los 42ºC en el sur de Galicia, zona centro y valle del Ebro en ciudades como Orense, Toledo, Logroño, Zaragoza y los 40ºC en la meseta norte, en capitales como Burgos, Palencia o Valladolid, igual que en Madrid.

Por el contrario, las temperaturas más frescas estarán en puntos de la costa cantábrica, donde llegarán a máximas de 28 a 30ºC y en el Mediterráneo, donde rondarán los 30 a 35ºC.

Las noches tropicales serán la tónica general estos días e incluso se podrán registrar noches tórridas, sobre todo en el centro, oeste y sur de la Península.

Además de las temperaturas elevadas, las lluvias serán muy escasas o prácticamente nulas durante todo el episodio, aunque crecerán nubes de evolución en puntos aislados de montaña, de los que podría caer algún chubasco ocasional en general débil.

En caso de que se formen estas tormentas es posible que vayan acompañadas de rachas de viento intenso y de aparato eléctrico, por lo que avisa de que esto podría originar algunos incendios forestales, ya que el riesgo será muy alto o extremo en buena parte del territorio.

Por su parte, en Canarias las temperaturas bajarán «de forma clara» este lunes, aunque aún superarán los 32ºC en amplias zonas del archipiélago y los 35ºC en el sur de Gran Canaria. El martes se normalizarán las temperaturas, aunque de cara a finales de la semana podrían volver a subir de nuevo.


Cookie Consent with Real Cookie Banner