La ola de incendios roza las 30.000 hectáreas en Galicia, más de 20.000 solo en O Courel y Valdeorras


Vista
Vista del incendio en el municipio gallego de O Barco de Valdeorras. – Rosa Veiga – Europa Press

La ola de incendios que desde hace poco menos de una semana afecta a Galicia roza ya las 30.000 hectáreas de terreno calcinadas, de las cuales la mayor parte –más de 20.000– se corresponden a los dos fuegos de mayor tamaño, el de Folgoso do Courel y A Pobra do Brollón, en Lugo, y el de Valdeorras (Ourense).

Según la última información de la Consellería de Medio Rural, Galicia tiene en estos momentos siete grandes incendios activos, de los cuales cinco superan las 1.000 hectáreas de terreno y afectan a dos zonas concretas: O Courel y Valdeorras.

Por provincias, la de Ourense tiene activos 5 fuegos, mientras que la de Lugo tiene dos. En el cómputo global –incluyendo los ya extinguidos– en Lugo han ardido algo más de 12.000 hectáreas y en Ourense unas 17.000.

De los incendios sin control ahora mismo, dos son los que más preocupan, el de Folgoso do Courel y A Pobra de Brollón –resultado de la unión de cuatro focos previos–, que afecta a 10.000 hectáreas, y el originado en Carballeda de Valdeorras (Ourense), que ya ha quemado unas 10.500 y se extiende hacia León afectando al Parque Natural da Serra da Enciña da Lastra.

Estos dos incendios tienen, además, activada la Situación 2 por la proximidad a viviendas. En concreto, a los núcleos de Parada dos Montes e Carballal (Folgoso) y Busto (A Pobra do Brollón); así como al de Candeda, en Carballeda. En León, el incendio de Valdeorras motivó también el desalojo de dos núcleos en Puente Domingo Flórez.

Paralelamente, en el municipio de Folgoso do Courel hay activo otro fuego, iniciado en la parroquia de Seceda y que ha quemado unas 1.100 hectáreas, con la Situación 2 activada por su proximidad al núcleo Gamiz.

Más al sur de la provincia de Ourense, en Oímbra, la situación también es complicada. A la reactivación el martes del foco de Videferre, que se volvió a estabilizar a última hora del miércoles, se suma el incremento en las hectáreas afectadas por el fuego de Rabal, que ha crecido hasta las 1.800, más del doble que hace 24 horas.

Con ello, en Oímbra están a estas horas activos tres incendios forestales, procedentes de Portugal: el de Rabal, con 1.800 hectáreas, el de San Cibrao, con 400, y el de Videferre, que afecta a 350.

Finalmente, entre los incendios más importantes contra los que luchan en estos momentos los medios gallegos está también el de Vilariño de Conso, en el Parque Natural O Invernadoiro, que también ha aumentado hasta las 4.000 hectáreas.

ESTABILIZADOS, CONTROLADOS Y EXTINGUIDOS EN LUGO Salvo los dos de Folgoso, el resto de incendios de la provincia de Lugo se encuentran estabilizados, controlados o ya extinguidos. En concreto, en el municipio de Cervantes se trabaja en dos fuegos: el de O Castro (controlado, 20 hectáreas) y el de Cereixedo (estabilizado, 65 hectáreas), mientras que Medio Rural ya da por extinguido el de Noceda, con 182 hectáreas.

Por su parte Quiroga, está controlado el de Outeiro (250 hectáreas) y estabilizado el de Nocedo (15 hectáreas). Además, están controlados el de Palas, parroquia de Ramil (375 hectáreas), y el de Antas de Ulla, parroquia de Santa Mariña de Castro de Amarante (40 hectáreas).

INCENDIOS EN PONTEVEDRA Fuera de las provincias de Ourense y Lugo, Medio Rural informa de dos fuegos en la provincia de Pontevedra: en el municipio de Rodeiro, parroquia de Guillar, que está controlado y arrasa 200 hectáreas; así como el de Covelo, parroquia de O Piñeiro, que ha sido extinguido esta tarde tras quemar 37 hectáreas.

A esta superficie hay que añadir unas 400 hectáreas de terreno quemadas por incendios de los que Medio Rural ya ha informado de su extinción en los últimos días. En concreto, se trata de los de Cualedro –31 hectáreas–, Baiona –46 hectáreas–, Melón –dos fuegos que suman 98 hectáreas–, Quiroga –83 hectáreas–, Ribadavia –65 hectáreas– y Cervantes parroquia de Donís –75 hectáreas–.

DESALOJOS Según los últimos datos de la Consellería de Medio Rural, lo incendios han obligado a desalojar a unas 1.400 personas pertenecientes a 80 núcleos, tanto en la provincia de Lugo como en Ourense. Sin embargo, el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha afirmado este miércoles que alrededor del 90% ya han podido regresar a sus hogares.

En concreto, fue necesario desalojar a más de 900 personas en alrededor de 60 núcleos de población en los fuegos de Folgoso do Courel y A Pobra do Brollón. Y a causa del incendio de Carballeda de Valdeorras hubo que evacuar casi a 500 personas de alrededor de 20 aldeas.

Asimismo, los fuegos también han causado cortes de carreteras. Concretamente, la Guardia Civil ha cortado la N-532, que une Verín con la frontera portuguesa, a la altura de la primera localidad, dado que la proximidad del incendio no hace seguro circular por ella.

También por seguridad se ha cortado a las 19,15 horas la carretera N-536, entre León y O Barco, en el límite de la provincia, donde la proximidad del incendio ha obligado a evacuar al núcleo de San Pedro de Trones, en Puente Domingo Florez.


Cookie Consent with Real Cookie Banner