La ONU insta a las autoridades de Sri Lanka a que garanticen una transición pacífica del poder


Manifestantes
Manifestantes irrumpen en la oficina del primer ministro de Sri Lanka para reclamar la dimisión de Ranil Wickremesinghe, primer ministro y presidente interino del país tras la huida de Gotabaya Rajapaksa – Pradeep Dambarage/ZUMA Press Wir / DPA

La coordinadora residente de la ONU en Sri Lanka, Hanaa Singer Hamdy, ha instado a «todas las partes interesadas» del país a garantizar una transición pacífica del poder «en pleno respeto» de la Constitución.

«Naciones Unidas Sri Lanka insta a todas las partes interesadas a que garanticen una transición pacífica del poder con pleno respeto a la Constitución. Es importante que se aborden las causas profundas de la actual inestabilidad y los agravios de la población», ha asegurado Singer Hamdy en un comunicado.

La ONU ha sostenido que es «imperativo» que la transición de poder vaya acompañada de una «consulta amplia e inclusiva» dentro y fuera del Parlamento, y en la que se aborden las causas profundas de la inestabilidad que atraviesa el país.

«El diálogo con todas las partes interesadas es la mejor manera de abordar las preocupaciones y cumplir las aspiraciones de todos los habitantes de Sri Lanka», ha continuado el escrito de Naciones Unidas.

Por otra parte, el organismo ha pedido a las autoridades ceilandesas que se aseguren de mantener la ley y el orden, aunque ha subrayado la importancia de que las fuerzas de seguridad lo hagan con moderación y que actúen en «estricto cumplimiento de los principios y normas de Derechos Humanos».

«Naciones Unidas está lista para brindar apoyo al Gobierno y al pueblo de Sri Lanka para abordar las necesidades tanto inmediatas como a largo plazo», ha detallado la coordinadora residente de la ONU en el país asiático.

Este comunicado tiene lugar después de que el Parlamento del país haya confirmado la dimisión del presidente del país, Gotabaya Rajapaksa, que ha claudicado tras varios meses de protestas por el incremento de los precios, la falta de alimentos, medicamentos y combustible, que ha puesto a la pequeña isla asiática frente a su peor crisis económica desde que se independizó del yugo colonial británico.

En su lugar, el primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, ha jurado este viernes el cargo como presidente interino. Durante su investidura, Wickremesinghe ha asegurado durante los últimos días que dimitirá una vez se forme un gobierno inclusivo tras la dimisión de Rajapaksa.

La revolución popular en Sri Lanka ha forzado así la caída definitiva de la familia Rajapaksa, después de que Gotabaya forzara a comienzos de mayo a su hermano Mahinda a dejar el cargo de primer ministro en un intento superfluo por aplacar las protestas.


Cookie Consent with Real Cookie Banner