La ONU pide a Sri Lanka ejercer la «contención» y evitar la violencia de cara a las protestas de este sábado


Archivo
Archivo – La población hace cola en Colombo para comprar queroseno en plena crisis económica. – Pradeep Dambarage/ZUMA Press Wir / DPA – Archivo

Ravina Shamdasani, portavoz de Michelle Bachellet, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, ha instado a las autoridades de Sri Lanka a ejercer la «contención» de cara a las protestas previstas para este sábado en la ciudad de Colombo.

En un comunicado, Shandasani ha pedido a las fuerzas de seguridad ceilandesas que tomen las medidas necesarias para garantizar la «prevención de la violencia», si bien ha solicitado también a las organizaciones que han convocado la manifestación a actuar de forma «pacífica» sin impedir los servicios mínimos sanitarios o humanitarios.

«Solicitamos a las autoridades que den instrucciones claras a las fuerzas de seguridad para que los periodistas y los activistas puedan desempeñar su trabajo y cuenten con la protección necesaria para ello», ha aseverado.

Así, ha indicado que el empeoramiento de la situación económica ha llevado al «aumento de las tensiones a lo largo de las últimas semanas». «Las informaciones indican que se han producido enfrentamientos entre individuos y miembros de la Policía y las Fuerzas Armadas en gasolineras en las que miles de personas han tenido que hacer colas durante horas e incluso días», ha lamentado en relación con la grave crisis económica que atraviesa el país, que ha llevado al Gobierno a pedir ayuda a Rusia para importar gasolina.

En este sentido, ha condenado el uso de gases lacrimógenos y cañones de agua de forma «desproporcionada» e «innecesaria» y ha recordado que se han registrado casos del uso de «munición real» contra los manifestantes. «Todos los ceilandeses tienen derecho a la libertad de expresión, de asamblea y de participar en eventos de la vida pública, que son importantes especialmente en momento clave para el país», ha puntualizado.

No obstante, ha reconocido los «desafíos» a los que se enfrentan las fuerzas de seguridad, pero ha hecho hincapié en que el Gobierno «debe dar instrucciones estrictas a la Policía y el Ejército para que no haga uso de la violencia a la hora de lidiar con estos actos».

Shamdasani ha indicado que, «como norma general, el Ejército no debería ser utilizado en este tipo de circunstancias». «Cuando los miembros del Ejército llevan a cabo funciones de la Policía tienen que adherirse a las normas del Derecho Internacional y quedar subordinados a las autoridades civiles y al Derecho Civil», ha aclarado.

En este sentido, ha recalcado que el pueblo ceilandés «ya está sufriendo enormemente y vive en una continua incertidumbre sobre el futuro de sus necesidades básicas y el acceso a alimentos, sanidad y educación». «Tienen derecho a manifestarse pacíficamente y exigir una vida mejor», ha añadido.


Cookie Consent with Real Cookie Banner