Las expectativas de mayores tipos de interés agravan la dinámica de la deuda española, según la AIReF


La
La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero – APIE

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha alertado de que las expectativas de mayores tipos de interés agravan la dinámica de la deuda española.

«Unos tipos de interés más elevados generarán una mayor carga financiera que, de no ser compensada con algún ajuste, acabará impactando en la ratio de deuda», ha advertido el organismo independiente presidido por Cristina Herrero en el Observatorio de deuda pública publicado este martes.

En este informe, la AIReF constata «el fuerte viraje» que se ha producido en el tono de las decisiones de los principales bancos centrales de todo el mundo y sus consecuencias en las condiciones de financiación y en la sostenibilidad de la deuda.

«El endurecimiento de la política monetaria se está traduciendo en fuertes repuntes en las rentabilidades de la deuda soberana a nivel global. Este deterioro de las condiciones de financiación se acabará trasladando, aunque de manera gradual, al déficit y a la deuda», avisa.

De hecho, las simulaciones de la AIReF muestran que una carga financiera entre 1,3 y 1,8 puntos superior –dependiendo del escenario de evolución del saldo primario– implican entre 12 y 16 puntos de incremento en la ratio de deuda en 2040.

Las proyecciones de AIReF dibujan una dinámica desfavorable de la ratio de deuda a medio y largo plazo bajo un escenario a políticas constantes. Respecto al nivel previo de la pandemia, la ratio de deuda ha aumentado 19,4 puntos. El PIB, denominador de la ratio, ya ha dejado de contribuir negativamente en el incremento experimentado por la pandemia, siendo el déficit público el causante de casi toda la variación, expone.

Bajo las previsiones macro-fiscales elaboradas por la AIReF para la evaluación del Programa de Estabilidad se proyecta una disminución en la ratio de deuda sobre PIB de 9,6 puntos en los próximos cuatro años, hasta situarla en el 108,8% en 2025.

La mayor parte de la reducción de la ratio de deuda (7,2 de los 9,6 puntos de reducción previstos hasta 2025) tiene lugar en los dos primeros años, coincidiendo con el fuerte crecimiento nominal de la economía, mientras que a partir del tercero año la AIReF proyecta cierta estabilización.

Según sus estimaciones, el déficit público seguirá contribuyendo de manera significativa al incremento de la deuda, con una carga financiera que irá aumentando en términos absolutos, pero que permanecerá estable en relación con el PIB debido su fuerte incremento nominal.

No obstante, más allá de la reducción de la ratio de deuda que se anticipa a corto plazo, una vez que finalice el impulso del crecimiento como consecuencia del rebote de la actividad tras el parón de la pandemia, la AIReF estima que la ratio de deuda sobre PIB retomará una senda ascendente bajo la hipótesis de un escenario sin cambio de políticas.

Las simulaciones realizadas por la AIReF muestran que un déficit primario estructural de entre un 1,5% y un 2,5% del PIB a partir de 2025 (en línea con las últimas estimaciones del Gobierno y de la AIReF respectivamente), situaría la ratio de deuda entre el 125 y 140% del PIB en 2040.

Según recoge la AIReF en su informe, el endurecimiento de la política monetaria en respuesta a una inflación persistente está teniendo un «fuerte impacto» en las rentabilidades de la deuda soberana, lo que se traducirá en una carga financiera más elevada. Los mayores tipos de financiación impactan en las nuevas emisiones de deuda y se irán trasladando gradualmente al tipo medio de la cartera, apunta.

Respecto al escenario de la Actualización del Programa de Estabilidad (APE), el organismo estima que un incremento del tipo medio de emisión de 100 puntos básicos elevaría tres décimas la previsión del tipo implícito (hasta el 2,2% en 2025), cuatro décimas de PIB la carga financiera (hasta el 2,4%) y siete décimas la ratio de deuda.

«La finalización de los programas de compras del Banco Central Europeo y la futura, aunque lejana, reducción de la deuda soberana del balance del banco central supone un reto importante para la rentabilidad de la deuda española al exigir el regreso de buena parte de la base inversora, principalmente la residente, que se ha visto desplazada durante los últimos años», señala la AIReF.


Cookie Consent with Real Cookie Banner