La oposición de Eslovaquia presenta las firmas para una moción de censura en la próxima semana

El
El primer ministro de Eslovaquia, Eduard Heger. – NICOLAS MAETERLINCK / BELGA PRESS / CONTACTOPHOTO

El futuro del Gobierno de Eslovaquia del primer ministro, Eduard Heger, pende de un hilo después de que este jueves un antiguo socio de coalición, el partido Libertad y Solidaridad (SaS) haya presentado una moción de censura que, si tiene el visto bueno del resto del Parlamento, podría deparar tres escenarios distintos.

«Este gobierno ha perdido su razón de ser», ha dicho el líder de SaS, Richard Sulik, para quien es Boris Kollár, jefe de uno de los partidos de la coalición –Somos Familia– y presidente del Parlamento, quien lidera un ejecutivo que no sabe cómo solucionar los problemas de la gente y además está perjudicando al país.

«Debemos terminar con este sufrimiento lo más rápido posible», ha dicho Sulik, quien ha adelantado que su partido no presionará a los diputados independientes para alcanzar los 76 votos que se necesitan para tumbar al actual gobierno, informa el periódico eslovaco ‘Denník N’.

Está previsto que sea la próxima semana cuando se debata en el Consejo Nacional de Eslovaquia la moción de censura presentada por SaS. La actual coalición de Gobierno está formada por 70 escaños, seis menos de los necesarios para salvarse de esta iniciativa, por lo que tendrá que apelar a los siete diputados independientes.

Sin embargo, Heger confía en salir airoso del envite presentado por la oposición y ha asegurado que no puede imaginarse «cómo podrían mirarse después al espejo» aquellos diputados que se decanten por la iniciativa de su antiguo socio.

En caso de la cámara vote por la caída del gobierno, son tres los escenarios que podrían darse. El primero, que los partidos negocien una nueva coalición, que se convoquen elecciones anticipadas, o bien sea la presidenta del país, Zuzana Caputova, quien designe a un ejecutivo de manera provisional.

La propia Caputova ya criticó al Ejecutivo esta semana y alertó de que su manera de actuar estaba suponiendo un riesgo para la democracia. «Este gobierno convierte las crisis en un drama (…) Si no puede cambiar su forma de gobernar, será mejor dejar que el pueblo elija de nuevo a sus representantes», dijo.

El escenario de unas elecciones anticipadas beneficiaría a la oposición de izquierdas encabezada por los socialdemócratas de Smer, cuyo líder Robert Fico ha sido hasta en tres ocasiones primer ministro, y Hlas, según los sondeos.