Moldavia amplía otros 60 días el estado de emergencia por la situación energética derivada de la guerra

Archivo
Archivo – Bandera de Moldavia – SADAK SOUICI / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

El Parlamento de Moldavia ha aprobado una prórroga de otros 60 días del estado de emergencia que rige en el país, primero por cuestiones de seguridad vinculadas a la guerra en Ucrania, y más tarde por la amenaza que el conflicto supone a la estabilidad energética del país.

El actual estado de emergencia vencía el próximo miércoles, 6 de diciembre, pero con esta nueva prórroga, el Parlamento moldavo ha ampliado la medida de excepción hasta la primera semana del mes de febrero.

«En la situación actual, todavía se necesitan palancas y herramientas que permitan tomar decisiones rápidas y eficientes», ha señalado la primera ministra moldava, Natalia Gavrilita, durante la sesión en el Parlamento.

Según ha argumentado Gavrilita, que pidió al Parlamento la prorroga de la medida de excepción, los ataques rusos a la infraestructura energética de Ucrania también han causado apagones generalizados en la red eléctrica moldava.

Del mismo modo, el cruce de misiles rusos por el espacio aéreo de Moldavia supone también una amenaza no solo a la seguridad de la aviación civil moldava, sino también a la del conjunto de la ciudadanía, según recoge la agencia Moldpres.

«Día a día, tenemos que encontrar soluciones para tener luz y gas», ha defendido Gavrilita, quien ha recordado que sin el estado de emergencia, no se podría haber ayudado a las empresas, no se hubieran dispuesto los almacenamientos de gas ni se habría podido comprar electricidad a Rumanía.

En virtud al estado de emergencia, la Comisión para Situaciones Excepcionales está capacitada para dictar órdenes de obligado cumplimento para los titulares de administraciones públicas a nivel nacional y local, así como para los propios ciudadanos.

El estado de emergencia lleva vigente en el país desde el 24 de febrero, hace ya más de nueve meses, cuando el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó el inicio de la guerra en Ucrania, nación fronteriza con Moldavia.