Un estilo de vida saludable puede compensar el alto riesgo genético de sufrir un ictus, según un estudio


Archivo
Archivo – Ictus – STOCKDEVIL/ ICTUS

Las personas con mayor riesgo genético de sufrir un ictus pueden reducirlo hasta en un 43 por ciento si adoptan un estilo de vida cardiovascular saludable, según un nuevo estudio dirigido por UTHealth Houston (Estados Unidos).

En el estudio, publicado en la revista científica ‘Journal of the American Heart Association’, participaron 11.568 adultos de entre 45 y 64 años que no habían sufrido un ictus al inicio del estudio y a los que se siguió durante una media de 28 años.

Los niveles de salud cardiovascular se basaron en las recomendaciones Life’s Simple 7 de la Asociación Americana del Corazón, que incluyen dejar de fumar, comer mejor, hacer actividad, perder peso, controlar la presión arterial, controlar el colesterol y reducir el azúcar en sangre.

El riesgo de ictus a lo largo de la vida se calculó según lo que se denomina puntuación de riesgo poligénico de ictus, y las personas que tenían más factores de riesgo genéticos relacionados con el riesgo de ictus obtuvieron una puntuación más alta.

«Nuestro estudio confirmó que la modificación de los factores de riesgo del estilo de vida, como el control de la presión arterial, puede compensar el riesgo genético de ictus. Podemos utilizar la información genética para determinar quiénes tienen un mayor riesgo y animarles a adoptar un estilo de vida cardiovascular saludable, como seguir los 7 sencillos de la AHA, para reducir ese riesgo y vivir una vida más larga y saludable», explica la doctora Myriam Fornage, autora principal del trabajo.

Cada año, 795.000 personas sufren un ictus en EE.UU., según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés). Eso equivale a que alguien sufre un ictus cada 40 segundos, y que alguien muere de un ictus cada 3,5 minutos.

El ictus es una de las principales causas de discapacidad grave a largo plazo, ya que reduce la movilidad de más de la mitad de los supervivientes de 65 años o más. Pero el ictus también se produce en adultos más jóvenes: en 2014, el 38 por ciento de las personas hospitalizadas por ictus tenían menos de 65 años.

Las personas del estudio que obtuvieron las puntuaciones más altas en cuanto a riesgo genético de ictus y las más bajas en cuanto a salud cardiovascular tenían el mayor riesgo de sufrir un ictus a lo largo de su vida, un 25 por ciento.

Independientemente del nivel de riesgo genético de ictus, los que habían practicado una salud cardiovascular óptima redujeron ese riesgo entre un 30 y un 45 por ciento. Esto supuso casi seis años más de vida sin sufrir un ictus.

En general, las personas con una baja adherencia a Life’s Simple 7 sufrieron el mayor número de ictus (56,8%), mientras que las que tenían una alta adherencia sufrieron 71 ictus (6,2%).

Una limitación del trabajo es que la puntuación de riesgo poligénico no ha sido validada ampliamente, por lo que su utilidad clínica no es óptima, especialmente para personas de diversos orígenes raciales o étnicos.


Cookie Consent with Real Cookie Banner